Acuarela

Acuarela

miércoles, 19 de agosto de 2015

Los cambios de fechas en los Desposorios de la Virgen del Espino de Membrilla. Los Desposorios de 1895

La imagen gráfica más antigua que conocemos de la celebración de los Desposorios es esta fotografía de 1895. Aparece en la portada y contraportada del libro: “Desposorios de la Virgen del Espino. Historia gráfica de las fiestas patronales de Membrilla”, editado en 2006 por el ayuntamiento de Membrilla con el programa “Los legados de la tierra” de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Esta acertada edición coordinada por Antonia Fernández Megías, contiene una magnífica introducción histórica de Pedro Almarcha y una rica selección fotográfica y documental.

Fueron cumplidores en 1895 Dª Josefa Menchén y su hijo D. Pedro Bellón. En la foto portan la bandera D. Bartolomé Benítez López-Peláez[1] y su hija Teresa Benítez Bellón

Los cambios de fecha

Como apuntábamos en artículos anteriores, a lo largo de la historia y desde 1213 que probablemente empezaron a celebrarse, han cambiado de fecha y se le han incorporado algunas novedades.

Hasta mediados del S. XIX tenían lugar el primer domingo de mayo y desde entonces pasaron a celebrarse a primeros de septiembre.

En 1922 se añadió como festivo el lunes posterior al domingo de Desposorios para hacer la subida de la virgen del Espino a su ermita. 

En 1927 se agregó la tómbola o puja. 

Durante la II República y la Guerra Civil, estuvieron condicionados por los avatares políticos. 

1970, fue un año de novedades, se produce un nuevo adelantamiento de las fiestas a finales de agosto para favorecer la estancia de los numerosos emigrantes y evitar la cercanía de la vendimia. También empezaron a nombrarse Reina y Damas y se agregó el jueves como inicio de las fiestas. 

En 1981 se adelantan de nuevo al penúltimo domingo de agosto.

Los Desposorios de 1895

Recordados aún hoy, constituyeron un acontecimiento especial por la participación de importantes personalidades entre los que se encontraba también Battistini.

El periódico El Liberal en su edición del 20 de septiembre de 1895 daba cumplida información en una crónica con el título “BATTISTINI EN MEMBRILLA”:

“El 15 del corriente mes de celebraron en dicha villa las tradicionales fiestas en honor de su patrona, Nuestra Señora del Espino con la magnificencia de costumbre.

Las funciones religiosas han estado a cargo del hermano mayor D. Pedro Bellón[2], ilustrado abogado y secretario de la audiencia de Jaén, a quien se debe que hayan tomado parte en ellas el obispo Sr. Carrascosa, que ofició de pontifical y el notable orador sagrado D. Gregorio Benítez y Peláez. 

La parte musical constituyó un verdadero acontecimiento pues entre los ejecutantes se distinguía la personalidad del eminente barítono sr. Battistini, a quien seguro no ha olvidado el público de Madrid que tanto le ha aplaudido en repetidas ocasiones.

El célebre artista posee importantes fincas en La Mancha, donde reside siempre que se lo permiten sus compromisos artísticos en los principales teatros de Europa.

Cantó Battistini un Kiries de Mercadante, un gloria de Mustafa, un Ave María de Manzochi y un Ave Verum de Gaunod, con la maestría que en él es proverbial.

De Ciudad Real, de Manzanares, de Solana, de Daimiel, acudió inmenso público a Membrilla deseoso de oír a Battistini el cual fu muy celebrado al terminar la función religiosa. A la salida del templo obtuvo el artista una ruidosa y entusiasta ovación”.

También La Correspondencia de España el 22 de septiembre de 1895 titulaba “Battistini en Membrilla” y cerraba la crónica así:

“… El público que a la salida de la iglesia le hizo una ovación que nunca olvidará el distinguido barítono, le acompañó hasta su casa con el alcalde, los miembros del ayuntamiento y la banda de música a la cabeza. Tanto el Sr. Battistini como su amable y distinguida esposa Dª Lola Figueroa, obsequiaron después a sus numerosos amigos con una espléndida comida que fue servida con exquisito gusto en el comedor de su casa-hotel”.

En un artículo de D. José Jiménez Manzanares[3] publicado en el programa de los Desposorios de 1959 titulado “Todo tiempo pasado, Recuerdos honrosos para Membrilla”, se refería también a los Desposorios de 1895.

Fuentes: 
ALMARCHA JIMÉNEZ, Pedro y JIMÉNEZ VILLALTA, Enrique, "Mattía Battistini y Dolores Figueroa, una pareja ilustre de Membrilla", 2012.
FERNÁNDEZ MEGÍAS, Antonia (coord.), “Desposorios de la Virgen del Espino, Historia gráfica de las fiestas patronales de Membrilla”, Ayuntamiento de Membrilla 2006.


[1] D. Bartolomé Benítez López Peláez había nacido en Membrilla donde falleció el 8 de noviembre de 1924. Vivía en la calle Cervantes. Fue alcalde de Membrilla desde el 1 de julio de 1891 al 1 de enero de 1904. D. Bartolomé se casó con Dª Concepción Bellón Menchén (doña Concha) tuvieron solo una hija, D. Teresa Benítez Bellón que se casó con el médico D. Pedro Menchén Chacón el 10 de septiembre de 1910. 
D. Bartolomé disponía del título de Caballero de la Real y distinguida Orden de Carlos Tercero (la más prestigiada de las recompensas civiles). Le fue concedida por Real Decreto de la Reina regente el 27 de julio de 1886, creemos que como recompensa por su actuación con motivo de la peste de cólera que hubo en España en 1885 y que afectó a Membrilla de manera importante. 

[2] D. Pedro Bellòn Menchén era hijo de Dª Josefa Menchén, estudió derecho en la facultad de la Universidad Central. Tenía dos hermanas Dª Concha y Dª Francisca. Dª Concha Bellón Menchén casó con D. Bartolomé Benítez de cuyo matrimonio nació una hija Dª Teresa Benítez Bellón. Ésta casó con D. Pedro Menchén Chacón. 

[3] José Jiménez Manzanares, nació en Membrilla el 1882 en la calle del castillo. Fue canónigo de la catedral de Ciudad Real y Deán del Priorato, profesor del seminario y autor de numerosos libros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario