Acuarela

Acuarela

miércoles, 5 de junio de 2013

El origen del movimiento anarquista en Membrilla y en La Mancha

Todo apunta a que el inicio del movimiento anarquista en la provincia de Ciudad Real se origina en 1914, cuando el anarquista José Durán fue desterrado a La Mancha instalándose en Membrilla, Manzanares y Puertollano[1].

Allí generó la creación de grupos anarquistas. El de Membrilla se llamó “Amor y Justicia” que fundó junto a otros cinco compañeros, el de Manzanares “Libérrimo” y el de Puertollano “Germinal”[2].

Con ocasión de unos incidentes en Manzanares, el periódico El Pueblo Manchego el 29 de septiembre de 1916, dada su orientación conservadora, hacía un repaso poco objetivo del movimiento anarquista en la comarca:
“A la Casa del Pueblo de Manzanares se incorporaron elementos más avanzados, Durán entre ellos…. Durán hizo discípulos y cuando ya contó con un buen número de incondicionales, arrancó a estos de la Casa del Pueblo para formar una agrupación aparte. Y así fundó el centro anarquista denominado “Unión de Trabajadores”. Durán atraía a los labriegos hablándoles de sindicalismo, de asociación, de reivindicaciones luego y por fin de anarquía y revolución.
Salpicaduras en Membrilla
También aquí alcanzaron las salpicaduras del foco anarquista descubierto en Manzanares. En la calle Cruz Dorada, la más céntrica del pueblo, existe desde hace un año aproximadamente, un centro obrero o sociedad redentora del obrero. Para ello reparten con profusión libritos y folletos de sabor anarquista….. Quisieron dar el asalto a la sociedad benéfica La Protectora, proponiendo a la junta directiva con mucha habilidad una serie de conferencias para ilustrar al obrero que darían los Durán”.


Hacia 1920, la CNT creó en Membrilla la “Asociación de Trabajadores” y sindicatos de oficios varios en otras localidades.

Juan Caba Guijarro en su ensayo “El colectivismo en Membrilla (Ciudad Real) 1936–1939”, publicado en 1981 nos relata el surgimiento y devenir del movimiento anarquista de Membrilla:

“Como se estaba padeciendo una crisis de trabajo de dimensiones incalculables, no se podían plantear reivindicaciones “duras”, ya que ello originaría el desempleo masivo de los trabajadores. Conscientes de la situación en que estaban inmersos, aquellos militantes obreros más preparados, se dedicaron a moralizar el movimiento con charlas y ejemplos, cosa que influyó considerablemente en la concienciación de los afiliados; y su comportamiento de solidaridad y armonía societaria cambió radicalmente.
Poco tiempo después se abriría una Escuela Racionalista en la que impartía clases de alfabetización, sociología y humanidades, un militante competente.
La dictadura de Primo de Rivera clausuró, en el año 1923 el Sindicato y la Escuela. Se mantuvieron cerrados hasta el año 1931, año de la proclamación de la II República Española. Pese a la inactividad social que tuvieron que soportar por la fuerza de las disposiciones dictatoriales, los partidarios de esta corriente sindical cumplieron con su misión histórica, formando militancia de cara a un futuro incierto”.


La sublevación militar de julio de 1936, significó en las primeras semanas de guerra un vacío de poder que los campesinos aprovecharon para ocupar e incautar las tierras, que trataron de explotar colectivamente[3].

Las instituciones públicas se vieron desbordadas tomando protagonismo la iniciativa social de forma espontánea[4]. Los sindicatos y partidos políticos agrupados en consejos más o menos formales asumieron todas las responsabilidades de la vida pública.

LA COLECTIVIDAD DE MEMBRILLA

A partir de datos aportados por Bennecker, Rodrigo González y Alía Miranda podemos apuntar agosto de 1936 como la fecha de constitución de la colectividad de Membrilla, “Paz y Justicia”, que en 1938 llegó a contar con 3400 colectivistas[5].

En la sesión del 6 de julio de 1937[6] consta que el Alcalde, D. Avelino Bellón García realizó la siguiente declaración:
“Teniendo en cuenta en la forma conjunta que se han venido realizando los trabajos en todos los ramos de la producción, porque con anterioridad al movimiento subversivo, la situación económica en este pueblo era trágica sin igual, y no contando con otras posibilidades, se adoptó la medida de que toda la producción, de la cual tenía relación este Ayuntamiento, se fuera consumiendo de conjunto por el pueblo en general, como así todo ciudadano cumplía un puesto en el sitio adecuado.
Despejada la situación en parte, y para que los vecinos puedan decidir su vida individual o colectiva, y evitar egoísmos particulares, este Ayuntamiento ha resuelto incautar toda la producción, para en su día distribuirla lo más equitativamente posible, ya entre los colectivistas de conjunto o individuales, por intermitencia de las organizaciones a las que pertenezcan dando cuenta al servicio agronómico provincial”.

LA ESCUELA DE ARTES Y OFICIOS DE MEMBRILLA

Durante los años treinta, siguiendo una tradición presente desde décadas anteriores, fueron muchos los sindicatos, ateneos y agrupaciones que pusieron en marcha sus propias escuelas, en algunos casos incluso ajenas al Estado.

Las características que definían estas escuelas eran:
Fomento del contacto de los alumnos con la naturaleza, coeducación, insistencia en la educación artística, importancia de los trabajos manuales, montaje de exposiciones a partir de obras realizadas por los alumnos tanto de pintura y manualidades y combinación del trabajo manual e intelectual.

En este contexto debió surgir la Escuela de Artes y Oficios que la CNT abrió en Membrilla y que dirigió D. Marcelo Rodríguez Sierra.

Se ubicó en un edificio que había sido sede la CNT y funcionaba junto con las ordinarias escuelas públicas que se mantuvieron en la localidad. Se estableció en ella un horario vespertino para que también pudieran acudir los mayores. Se creó una biblioteca que se dotó con 1000 pesetas[7].

La escuela de la colectividad

Los anarcosindicalistas al frente de la colectividad no podían descuidar la obra escolar en sus realizaciones sociales. Por el contrario puso interés y el máximo esfuerzo para educar y obtener el mayor fruto cultural….. Había llegado a Membrilla como por azar un hombre excepcional de origen suizo….¿Su nombre? Marcelo, -el hombre oso- como las mujeres y los muchachos lo llamaban…..[8]

Personajes destacados del anarquismo de Membrilla

Manuel García Chaparro: Maestro empedrador. Formó en el grupo Amor y Justicia junto a Francisco Arias y Francisco Crespo. Colaboraba en la Revista Blanca. Autor del folleto “El Malthusianismo y la crisis de trabajo”. Fusilado en Manzanares el 20 de julio de 1939.

Francisco Crespo Fernández: Militante activo del grupo Amor y Justicia. Colaboraba habitualmente con la prensa afín. En 1931 fue delegado en representación de Membrilla al congreso de la CNT. Diputado Provincial entre el 14 de marzo y el 20 de julio de 1938. Emigrado a Francia.

Francisco Arias García: Jornalero conocido como “El barbas”, “El orador de la blusa”, “El apóstol del ideal”. Concejal del Ayuntamiento de Membrilla durante la Guerra Civil. Fusilado en Manzanares el 20 de julio de 1939.

Avelino Bellón García: Jornalero. Alcalde de Membrilla desde el 6 de julio de 1937 al 8 de enero de 1939. Fusilado en Manzanares el 30 de julio de 1939.

Blas Sánchez Núñez: Participaba habitualmente en mítines junto a Francisco Crespo y a Francisco Arias. Diputado Provincial entre el 3 de mayo de 1937 y el 14 de marzo de 1938.

Bibliografía:

ALÍA MIRANDA, Francisco “Ciudad Real en guerra” en “La Guerra Civil en Castilla-La Mancha, de El Alcázar a Los Llanos”, Celeste ediciones Madrid 2000.
ASENSIO RUBIO, Francisco “Educación y Guerra Civil en Ciudad Real: 1936-1939”, en la Guerra Civil 70 años después.
ATIENZA SANTIAGO, Francisco José “Colectividades en Alcázar de San Juan” en La Guerra Civil en Castilla-La Mancha 70 años después.
IÑIGUEZ, Miguel, “Esbozo de una enciclopedia histórica del anarquismo español”, Fundación Anselmo Lorenzo. Madrid 2001.
JIMÉNEZ VILLALTA, Enrique, “II República, Guerra Civil y Posguerra en Membrilla, 1931-1940”. Ayuntamiento de Membrilla 2009.
LADRÓN DE GUEVARA María Paz “La Esperanza Republicana, Reforma Agraria y conflictos campesinos en la provincia de Ciudad Real, 1931-1939”. BAM 1993
NAVARRO RUIZ, Francisco Javier “La cooperativa de producción agrícola de Argamasilla de Alba: Organización” en La Guerra Civil en Castilla-La Mancha 70 años después.
PARDO PARDO, Miguel “Vida económica de Castilla-La Mancha en el marco de la economía de guerra en la zona republicana” en “La Guerra Civil en Castilla-La Mancha, de El Alcázar a Los Llanos”, Celeste ediciones Madrid 2000.
RODRIGO GONZÁLEZ, Natividad “Las Colectividades Agrarias” en “La Guerra Civil en Castilla-La Mancha, de El Alcázar a Los Llanos”, Celeste ediciones Madrid 2000.
SÁNCHEZ SÁNCHEZ, Isidro, (Coord.), “Historia de la Diputación Provincial de Ciudad Real (1835-1999)”, Diputación Provincial de Ciudad Real, Biblioteca de autores manchegos.
TRUJILLO Iván Jesús “Colectividades agrarias en la provincia de Ciudad Real”, Biblioteca de Autores Manchegos Diputación de Ciudad Real, 2003.
VV.AA.: “La provincia de Ciudad Real, historia”, Biblioteca de autores y temas manchegos, Diputación provincial de Ciudad Real, 1996.



1.-Solidaridad Obrera, 21 de noviembre de 1957, artículo de Francisco Crespo.
2.- Solidaridad Obrera, 19 de diciembre de 1957, artículo de Enrique P Vidal.
3.-María Paz Ladrón de Guevara “La Esperanza Republicana, Reforma Agraria y conflictos campesinos en la provincia de Ciudad Real, 1931-1939”. BAM 1993, p. 437
4.- Iván Jesús Trujillo “Colectividades agrarias en  la provincia de Ciudad Real”, Biblioteca de Autores Manchegos Diputación de Ciudad Real, 2003 pp. 52 a 56
5.- Iván Jesús Trujillo “Colectividades agrarias en  la provincia de Ciudad Real”, Biblioteca de Autores Manchegos Diputación de Ciudad Real, 2003, pp 60 a 64
6.- Archivo Municipal de Membrilla. Libro de Actas de las sesiones del Pleno.
7.- Iván Jesús Trujillo “Colectividades agrarias en  la provincia de Ciudad Real”, Biblioteca de Autores Manchegos Diputación de Ciudad Real, 2003, p. 89
8.- Solidaridad Obrera, 26 de diciembre de 1957

No hay comentarios:

Publicar un comentario